EL IMPUESTO DE SUCESIONES A DEBATE EN LA JGPA.

A continuación enlazo la sesión, del 24 de mayo de 2017, de la Comisión de Hacienda y Sector Público de la Junta General del Principado de Asturias en donde se debatió la reforma del impuesto de sucesiones y donaciones, y en el que yo participé.

http://videoteca.jgpa.es/library/items/consejeria-hacienda-sector-publico-2017-05-24

La Hora del Pincho.

Advertisements
Posted in Asturias, economía política, Fiscalidad, multimedia | Tagged , , , , , , , | Leave a comment

EL SEÑOR BARAGAÑO NO SE ENTERA.

El presente artículo es una crítica a la desacertada carta enviada por la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Gijón a los grupos municipales de dicho ayuntamiento.

La Cámara de Comercio de Gijón es una institución de derecho público que se encarga de representar los intereses de las empresas de Gijón, pero también de las empresas  de los concejos de Carreño y Langreo. Está presidida desde 2011 por el señor Félix Baragaño. El día de ayer se difundió a través de redes sociales una carta en la que el señor Baragaño en nombre de la institución hacía llegar a los grupos municipales del ayuntamiento de Gijón los pases de honor para poder asistir a la FIDMA. En dicha carta se aprovecha para hacer un repaso a todos aquellos acontecimientos políticos y económicos relevantes para los intereses de los empresarios adscritos a dicha institución.

Tengo que confesar que tuve que leer la carta dos veces porque no me quedaba claro de qué ciudad hablaba el señor Baragaño. Es increíble que una institución como la Cámara de Comercio de Gijón, que cuenta con grandes profesionales en los campos de la economía y la empresa , pueda firmar un análisis tan superficial, simplista y enlatado como el que se refleja en esa carta. A continuación analizaré los párrafos más controvertidos de esa carta.

Era de esperar que se comenzase haciendo referencia al tema de moda: Cataluña. Lo que no era tan de esperar es que se adoptase de forma tan descarada la postura del Partido Popular, echando toda la responsabilidad sobre los políticos nacionalistas catalanes, como si hubiesen sido los únicos en echar gasolina a las llamas. Tal parece que las actuaciones desproporcionadas del 1 de octubre, el “a por ellos” o los lamentables actos de personas cantando el cara al sol en las manifestaciones de Madrid hubiesen ayudado a calmar la situación.

A continuación, se hace una breve valoración de la actuación del Rey de España en el tema catalán.

“El papel jugado por el Rey de España, ha sido una vez más especialmente clarividente y ejemplar, y ha marcado, dentro del respeto a la pluralidad de las regiones, el rumbo a seguir: respeto a las instituciones e igualdad de todos los españoles”.

Tengo que confesar que sentí vergüenza ajena ante un peloteo tan descarado. ¿En qué ha sido clarividente y ejemplar? En su mensaje a la población por la crisis catalana no realizó ni una mención hacia los ciudadanos heridos por las cargas policiales del 1 de octubre. Y además, perdió su función arbitral con un mensaje duro que parecía haberse escrito desde la calle Génova.

El siguiente párrafo de la carta es de traca:

“La baja tasa de natalidad continúa siendo el mayor problema al que nos enfrentamos como modelo social, ya que pone en riesgo el relevo generacional y el sostenimiento del denominado estado de bienestar. Es preciso tomar medidas valientes y decididas que incentiven la natalidad, vinculadas al impuesto de la renta y a la conciliación de la vida familiar y laboral, sin que sea la empresa una vez más la que soporte el peso de estas imprescindibles medidas.”

¿En serio? por favor, hay que tener la cara de hormigón armado. En un país en el que para muchos jóvenes tener hijos supone un lujo, donde los salarios son de pena, donde no hay estabilidad laboral (ni se la espera), donde las mujeres se pueden quedar sin trabajo por quedarse embarazadas, dónde hay un desempleo del 18% (más del 40% en el caso de jóvenes)… pues resulta que el problema es el impuesto sobre la renta. Con un par. Oye, de las reformas laborales que precarizaron el empleo, bajaron los salarios y aumentaron el paro ni una palabra. No vaya a ser que tengamos que subir salarios, reducir la jornada laboral y entonces, ahora sí,  las empresas privadas sean las que soporten el preso de esas imprescindibles medidas.

La siguiente parida tiene que ver con el marco supranacional: La Unión Europea.

“La Unión Europea es referente de rigor, estabilidad, crecimiento y cohesión social (!).  Es el gran proyecto de paz y prosperidad (…)”

Vamos a ver. Una Unión Europea en donde se permite la libre circulación de capitales pero no se establece una política fiscal común y un presupuesto común ¿cómo puede ser referente de cohesión social?, ¿acaso no hay ningún economista trabajando en la Cámara de Comercio de Gijón que le explique al señor Baragaño la teoría de las zonas monetarias óptimas? Defender en el año 2018 que la Unión Europea sea un referente de cohesión social es no haberse enterado de nada. Prácticamente hay consenso entre los expertos en que la Unión Europea no es una zona monetaria óptima, lo que causa shocks asimétricos entre las economías que la forman. Estos shocks asimétricos llevan a que las políticas macroeconómicas que se deban llevar a cabo desde la Comisión y el Banco Central Europeo afecten de forma dispar a los países miembro. Esto sumado a la existencia de una moneda única que impide corregir vía depreciación los desquilibrios comerciales nos conducen a la devaluación social que se ha producido en los últimos años: reforma laboral, recortes en los servicios públicos y congelación de pensiones. Si esto es cohesión social mis cojones son claveles.

Seguimos para bingo. Antes me salté un párrafo en el que el señor Baragaño reflexionaba sobre la España de las autonomías. Hablaba de las excesivas competencias transferidas y perjudiciales diferencias legislativas. En un primer momento pensaba que estaba haciendo referencia al impuesto de sucesiones de forma velada. No tardé mucho en darme cuenta de mi error cuando, en la siguiente hoja, hacía referencia directa a este impuesto.

“(…) Muy al contrario, se sigue sin acometer la necesaria modificación del tipo del impuesto de sucesiones, adecuándolo al resto de comunidades autónomas”.

Lo peor de esta argumentación es que el señor Baragaño está hablando de las empresas y su capacidad para generar capacidad económica y sin venir a cuento nos mete el tema del impuesto de sucesiones así, con calzador. Para el que no esté familiarizado con el impuesto solo decirle que este impuesto no afecta a las empresas. Es un impuesto que afecta a las personas físicas, que apenas paga el 5% de las personas que declaran y que ha sido y sigue siendo objeto de una lamentable campaña de mentiras por parte de los sectores con mayor patrimonio de la población para evitar su pago. Es cierto que el mundo empresarial puede interesarse de forma tangencial por este tributo en los casos en los que una persona física herede un empresa. Pero es que en Asturias si la empresa que vas a heredar es la empresa familiar tienes deducciones del 95%. Es un impuesto que no afecta ni a la formación de la empresas y apenas afecta a su transmisión. Tal parece que el señor Baragaño está aprovechando su posición como presidente de la Cámara de Comercio de Gijón para tomar partido por una posición política concreta, la del Partido Popular.

Ahora tocan las infraestructuras. El señor Baragaño hace un repaso sobre todas esas desastrosas infraestructuras que estamos esperando en nuestra comunidad con especial mención al Puerto del Musel. Un puerto en donde el 80% del tráfico se centra en carbón y gas y el otro 20% en contenedores. Antes de la ampliación del puerto no había problemas para abastecer a las térmicas y a Arcelor, de hecho sus producciones no han variado en gran cuantía. Y aunque el tráfico de contenedores ha aumentado en los últimos tiempos, este aumento no ha sido tan grande como para desbordar la capacidad instalada del puerto, entonces… ¿qué necesidad había de ampliarlo? ninguna. Las razones habría que buscarlas, una vez más en intereses oscuros entre políticos del establishment, bancos, constructoras (Dragados, FCC, SATO…) y demás  empresas subcontratistas que se lucran con los restos que les dejan los grandes tiburones empresariales.

Mención aparte merece la optimista estimación de población de la ciudad de Gijón. En la carta se nos dice que la población de Gijón se situará en 400.000 habitantes (sin indicar en que plazo). Motivo por el cual se insta a la aprobación del PGOU. Para saber lo realista de esta predicción podemos recurrir a los datos del SADEI y ver la evolución de la población en Gijón.

población Gijón

Según los propios datos del SADEI, Gijón jamás ha superado los 280.000 habitantes. De hecho en los últimos años hemos perdido población. Por lo que estimar que podamos llegar a los 400.000 habitantes a corto o medio plazo parece un auténtico disparate. Los más tronchante es que en la carta se refieren a esta estimación como “ilusionante y realista visión de futuro”. Viva el vino.

La última perla que nos deja el señor Baragaño es la reseña hacia los sectores industriales de mayor relevancia. Aquí coincido con la clasificación pero me alarma la falta de crítica hacia lo que denomina “…el segundo gran motor de actividad”, el turismo. De entre los concejos más turísticos en Asturias solo Gijón está entre los 10 concejos con mayor renta, y esto no es debido tanto al turismo como a su actividad industrial. El modelo turístico puede generar riqueza para los empresarios asentados en el sector pero no a los municipios y concejos en su conjunto por más que nos quieran vender la moto. Que un sector sobradamente conocido por empleos precarios, temporales y mal pagados sea considerado un motor económico de futuro es para echarse a temblar.

Soy consciente de que muchos me podréis decir que no se podía esperar otro comunicado de una organización empresarial como es la Cámara de Comercio de Gijón, y os reconozco parte de razón, pero también me tendréis que reconocer a mi que al tratarse de una institución de derecho público debería haber hecho por lo menos un mínimo ejercicio de situarse fuera de los postulados más disparatados y enlatados del Partido Popular.

La Hora del Pincho.

 

 

Posted in Asturias, economía política, Fiscalidad, Gijón, Laboral, Política | Tagged , , , , , , | Leave a comment

GARANTÍAS DE LA DEUDA TRIBUTARIA.

La Hacienda Pública protege los créditos de naturaleza pública con diferentes formas de aseguramiento. La Ley 58/2003, General Tributaria contempla las “garantías de la deuda tributaria” en la sección 5ª del capítulo IV del título I (arts 77-82). Suponen un conjunto de medidas de aseguramiento y reforzamiento del crédito tributario, como son: los derechos de prelación (incluida la hipoteca legal tácita), la afección de bienes,  prelación y garantías de créditos titularidad de otros estados,  el derecho de retención y las medidas cautelares.

LOS DERECHOS DE PRELACIÓN.

a) La Hacienda Pública gozará de prelación para el cobro de los créditos tributarios vencidos y no satisfechos en cuanto concurra con acreedores que no lo sean del dominio, prenda, hipoteca o cualquier otro derecho real debidamente inscrito en el correspondiente registro con anterioridad a la fecha en que se haga constar en el mismo el derecho de la Hacienda Pública.

b) Hipoteca legal tácita: en los tributos que graven periódicamente los bienes o derechos inscribibles en un registro público o sus productos directos, ciertos o presuntos, el Estado, las CCAA  las EELL tendrán preferencia sobre cualquier otro acreedor o adquirente, aunque estos hayan inscrito sus derechos, para el cobro de las deudas no satisfechas correspondientes al año natural en que se ejercite la acción administrativa de cobro y el inmediato anterior (el mejor ejemplo de esta garantía está en el IBI).

LOS DERECHOS DE AFECCIÓN.

Los adquirentes de bienes afectos por ley al pago de la deuda tributaria responderán subsidiariamente con ellos, por derivación de la acción tributaria, si la deuda no se paga.

Los bienes y derechos transmitidos quedarán afectos a la responsabilidad del pago de las cantidades, liquidadas o no, correspondientes a los tributos que graven tales transmisiones, adquisiciones o importaciones, cualquiera que sea su poseedor, salvo que este resulte ser un tercero protegido por la fe pública registral o se justifique la adquisición de los bienes con buena fe y justo título, en establecimiento mercantil o industrial, en el caso de bienes muebles no inscribibles.

DERECHO DE RETENCIÓN.

La Administración tributaria tendrá derecho de retención frente a todos sobre las mercancías declaradas en las aduanas para el pago de la pertinente deuda aduanera y fiscal, por el importe de los respectivos derechos e impuestos liquidados, de no garantizarse de forma suficiente el pago de la misma.

PRELACIÓN Y GARANTÍAS DE CRÉDITOS DE TITULARIDAD DE OTROS ESTADOS.

Los créditos titularidad de otros Estados o entidades internacionales o supranacionales no gozarán de prelación alguna cuando concurran con otros créditos de Derecho público, ni del resto de las garantías establecidas en los artículos anteriores de esta sección, salvo que la normativa sobre asistencia mutua establezca otra cosa.

MEDIDAS CAUTELARES.

La Administración tributaria competente podrá adoptar medidas cautelares de carácter provisional cuando existan indicios racionales de que, en otro caso, dicho cobro se vería frustrado o gravemente dificultado. La medida cautelar deberá ser notificada al afectado con expresa mención de los motivos que justifican su aplicación.

Se podrán adoptar desde el momento en que la Administración tributaria pueda acreditar de forma motivada y suficiente la concurrencia de los presupuestos anteriores.

En casos de delito contra la Hacienda Pública se podrán adoptar medidas cautelares.

Las medidas cautelares serán:

a) Retención del pago de devoluciones y otros pagos.

b) Embargo preventivo.

c) Prohibición de enajenar, gravar o disponer de bienes o derechos.

d) Retención de pagos a las empresas que contraten o subcontraten.

e) Cualquier otra legalmente prevista.

Los efectos de las medidas cautelares cesarán en el plazo de 6 meses salvo:

a) Que se conviertan en embargos en el procedimiento de apremio o medidas cautelares judiciales.

b) Que desaparezcan las circunstancias que motivaron su adopción.

c) Que, a solicitud del interesado, se sustituyesen por otra garantía que se estime suficiente.

d) Que se amplíe dicho plazo mediante acuerdo motivado, sin que la ampliación pueda exceder de 6 meses.

e) Que se adopten durante la tramitación del procedimiento de inspección en caso de que proceda liquidación. En este caso sus efectos cesarán a los 24 meses desde su adopción.

La Hora del Pincho.

 

 

 

 

Posted in Fiscalidad | Tagged , , , , , , | Leave a comment

LOS PROCEDIMIENTOS DE GESTIÓN TRIBUTARIA.

A continuación incluimos esquema de los procedimientos de gestión tributaria que aparecen recogido en la Ley General Tributaria. No están incluidos los procedimientos del Reglamento General de Actuaciones, estos los añadiremos a parte en una futura entrada.

PROCED GESTION TRIBUTARIA

DESCARGA AQUÍ: PROCED GESTION TRIBUTARIA

La Hora del Pincho.

 

Posted in Fiscalidad | Tagged , , , , , , , , , | Leave a comment

RESPONSABLES SOLIDARIOS Y SUBSIDIARIOS EN LA LGT.

Cuando existe una deuda tributaria ésta se vincula a un deudor principal, pero hay casos en los que la ley obliga a terceras personas a hacerse responsables de esa deuda. Hay dos tipos de responsables: subsidiarios y solidarios. Esperamos que este artículo ayude a identificar los casos que os podréis encontrar.

Regulados en los artículos 41 (responsabilidad tributaria), 42 (responsables solidarios) y 43 (responsables subsidiarios) de la Ley General Tributaria.

El artículo 41 no indica la norma general. Salvo precepto legal expreso en contrario, la responsabilidad será siempre subsidiaria.

Dicha responsabilidad alcanzará la totalidad de la deuda tributaria exigida en período voluntario. Esto es, no se trasladan los incrementos de deuda por recargo ejecutivo o intereses de demora generados en ese período. Aunque posteriormente si el responsable subsidiario no paga en los plazos establecidos sí que se le podrán aplicar recargos e intereses de demora del período ejecutivo y las sanciones.

Se establece una excepción a lo anterior en el artículo 42.2 para los casos de responsables que colaboren en el alzamiento de bienes, incumplan órdenes de embargo… En estos casos de exigirá la totalidad de la deuda incluidos recargo ejecutivo, intereses de demora y sanciones.

En el caso de que la responsabilidad alcance a las sanciones (art. 42.2 LGT) y el deudor principal hubiera podido tener derecho a la reducción prevista en el artículo 188.1.b la deuda derivada al responsable será el importe que proceda sin aplicar la correspondiente reducción. También, en caso de que se recurra o reclame te quitan la reducción.

A los responsables de la deuda tributaria les será de aplicación la reducción por pronto pago prevista en el artículo 188.3 de la LGT (con la excepción de los casos del 42.2)

Para poder proceder a la derivación de la responsabilidad (art. 41.5) se requerirá un acto administrativo que determine su alcance y extensión. Además, la derivación a los responsables subsidiarios, requerirá la previa declaración de fallido del deudor principal y del resto de deudores solidarios.

RESPONSABLES SOLIDARIOS:

Serán responsables solidarios de la deuda tributaria:

a) Los que causen o colaboren en una infracción tributaria. Su responsabilidad también se extenderá a la sanción.

b) Los partícipes o cotitulares de las entidades del art. 35.4 en proporción a las obligaciones tributarias materiales (no formales).

c) Los sucesores, por la obligaciones tributarias contraídas por el anterior titular. Cuando no se haya solicitado el certificado de deudas del titular anterior la responsabilidad también alcanzará a las sanciones impuestas o que puedan imponerse.

Serán responsables solidarios de la deuda tributaria, sanciones, recargos y el interés de demora del período ejecutivo (hasta el importe del valor de los bienes que se hubieran podido embargar o enajenar por la Administración Tributaria):

a) Causen o colaboren en la ocultación o transmisión de bienes o derechos del obligado al pago con la finalidad de impedir la actuación de la Administración Tributaria.

b) Los que, por culpa o negligencia, incumplan las órdenes de embargo.

c) Los que con conocimiento del embargo, medida cautelar o constitución de la garantía, colaboren o consientan en el levantamiento de los bienes o derechos embargados o de aquellos bienes o derechos sobre los que se hubiera constituido la medida cautelar o la garantía.

d) Las personas o entidades depositarias de los bienes del deudor que, una vez recibida la notificación del embargo colaboren o consientan el levantamiento de aquellos.

e) Las leyes podrán establecer otros supuestos.

RESPONSABLES SUBSIDIARIOS:

a) Administradores de hecho o de derecho de personas jurídicas que, habiendo estas cometido infracciones tributarias, no hubiesen realizado los actos necesarios que sean de su incumbencia para el cumplimiento de las obligaciones y deberes tributarios. Su responsabilidad se extenderá a las sanciones.

b) Administradores de hecho o de derecho de personas jurídicas que hayan cesado en sus actividades, por las obligaciones tributarias devengadas por éstas que se encuentren pendientes en el momento del cese, siempre que no hubieran hecho lo necesario para su pago.

c) Administradores concursales o liquidadores de sociedades que no hubiesen realizado la gestiones necesarias para el íntegro cumplimiento de las obligaciones tributarias devengadas con anterioridad a dichas situaciones e imputables a los respectivos obligados tributarios.

d) Los adquirentes de bienes afectos por ley al pago de la deuda tributaria.

e) Los representantes aduaneros.

f) Los que contraten o subcontraten la ejecución de obras. Por obligaciones tributarias relativas a tributos que deban repercutirse o cantidades que deban retenerse a trabajadores, profesionales u otros empresarios, en la parte que corresponda a las obras o servicios objeto de la contratación o subcontratación. Esta responsabilidad no será exigible cuando el contratista o subcontratista haya aportado al pagador un certificado específico de encontrarse al corriente de sus obligaciones tributarias.

g) Los que tengan control efectivo sobre sociedades cuando resulte acreditado que han sido creadas o utilizadas de forma abusiva o fraudulenta para eludir la responsabilidad patrimonial universal frente a la Hacienda Pública.

h) Personas o entidades de las que los obligados tributarios tenga control efectivo y hayan sido creadas o utilizadas de forma abusiva o fraudulenta como medio de elusión de la responsabilidad patrimonial universal frente a la Hacienda Pública (el caso inverso a la letra g).

i) La ley podrá establecer otros supuestos de responsabilidad subsidiaria.

La Hora del Pincho.

 

 

 

Posted in Fiscalidad | Tagged , , , , , , , , , , , | Leave a comment

LA CONTABILIZACIÓN DE LAS PUÑETERAS SUBVENCIONES.

En contabilidad hay muchas operaciones que nos traen de cabeza a la hora de anotarlas en el diario. Una de ellas son nuestras amigas las subvenciones. Entregas de dinero sin contraprestación por parte de una administración pública que hacen aplaudir con las orejas al empresario de turno pero que pueden ser un dolor intestinal para el contable que las tenga que registrar.

Lo primero que tenemos que tener claro es que el procedimiento de registro contable de la subvención comienza en el momento de la concesión. Esto es, cuando la administración nos comunica que nos la concede. En ese momento, aunque no la hayamos cobrado, la administración de turno se reconoce un pasivo con nosotros y nosotros nos reconoceremos un activo vía cuenta 4708.

A continuación tendremos que saber qué tipo de subvención se trata. Contablemente hay dos tipos de subvenciones con tratamientos distintos:

  • Subvenciones a la explotación: figuran directamente como un componente positivo más de la explotación (ingresos) para asegurar a nuestra empresa una rentabilidad mínima o para compensar déficits de explotación futuros.
  • Subvenciones de capital: se imputan a los resultados de la empresa una parte o porcentaje determinado por la Norma de Valoración 18ª del NPGC de 2007. Estas subvenciones se contabilizan en el patrimonio neto (cuentas 130, 131 y 132) por su saldo neto de impuestos.

Así pues, si una administración pública nos comunica que nos concede una subvención a la explotación para compensar pérdidas, realizaremos el siguiente asiento (en la fecha de la comunicación):

(4708) H.P. deudora por subvenciones concedidas a (740) Subvenciones, donaciones y legados a la explotación

Y posteriormente tras el cobro de la subvención:

(572) Bancos a (4708) H.P. deudora por subvenciones

Este tipo de subvenciones son las más fáciles de registrar. El problema viene con las de capital, en las que vamos a tener que trabajar con los grupos contables 8 y 9 (excepto pymes) y con el impuesto diferido (de esto las pymes no se libran).

Estas subvenciones se contabilizarán inicialmente, con carácter general, como ingresos imputados al patrimonio neto y se reconocerán en la cuenta de pérdidas y ganancias como ingresos sobre una base sistemática y racional de forma correlacionada con los gastos derivados de la subvención de acuerdo a los criterios que se detallan en el apartado 1.3 de la N. V. 18ª.

El apartado 1.3 nos dice que a efectos de su imputación en la cuenta de pérdidas y ganancias, habrá que distinguir entre los siguientes tipos de subvenciones:

a) Cuando se concedan para asegurar una rentabilidad mínima o compensar déficits de explotación: se imputarán como ingresos del ejercicio en el que se concedan, salvo si se destinan a financiar déficit de explotación de ejercicios futuros, en cuyo caso se imputarán en dichos ejercicios (este es el caso de las subvenciones de explotación).

b) Cuando se concedan para financiar gastos específicos: se imputarán como ingresos en el mismo ejercicio en el que se devenguen los gastos que están financiando.

c) Cuando se concedan para adquirir activos o cancelar pasivos (subvenciones de capital), se pueden distinguir los siguientes casos:

  • Activos de inmovilizado intangible, material e inversiones inmobiliarias: se imputarán como ingresos del ejercicio en proporción a la dotación a la amortización efectuada en ese período para los citados elementos o, en su caso, cuando se produzca su enajenación, corrección valorativa por deterioro o baja en el balance.
  • Existencias que no se obtengan como consecuencia de un rappel comercial: se imputarán como ingresos del ejercicio en que se produzca su enajenación, corrección valorativa por deterioro o baja en balance.
  • Activos financieros: se imputarán como ingresos del ejercicio en el que se produzca su enajenación, corrección valorativa por deterioro o baja en balance.
  • Cancelación de deudas: se imputarán como ingresos del ejercicio en que se produzca dicha cancelación, salvo cuando se otorguen en relación con un financiación específica, en cuyo caso la imputación se realizará en función del elemento financiado

d) Los importes monetarios que se reciban sin asignación a una finalidad específica se imputarán como ingresos del ejercicio en que se reconozcan.

OJO! Se considerarán en todo caso de naturaleza irreversible las correcciones valorativas por deterioro de los elementos en la parte en que éstos hayan sido financiados gratuitamente. Esto quiere decir que si registramos un deterioro de valor de un activo, la parte proporcional que corresponda a la subvención, no la llevaremos a una cuenta de los grupos 28 o 29 (amortización/depreciación indirecta), sino que la llevaremos directamente contra la cuenta del activo (amortización/depreciación directa).

Además, a parte de todo lo anterior, hay que tener en cuenta si la subvención es o no reintegrable. Esto es importante saberlo ya que en ocasiones las subvenciones, aunque no exijan contraprestación, sí pueden estar condicionadas a alguna actuación por parte de quien las recibe, como por ejemplo emplearlas en un determinado gasto o inversión. Mientras las condiciones para que la subvención sea considerada no reintegrable no se cumplan, la llevaremos a las cuentas 172 o 522 dependiendo si las condiciones a cumplir son a largo o a corto plazo.

Veámoslo mejor con un ejemplo.

Supongamos que el 15 de diciembre del año x+1 se adquiere un elemento de transporte por 5.000 euros al contado, para el cual se ha solicitado una subvención a un organismo público. Nos comunicaron la concesión de la subvención el 30 de noviembre del año x+1 por el 70% del importe. Nos la ingresan dos días después. Dicho elemento de transporte no estará en condiciones de uso o funcionamiento hasta el próximo 1 de enero de x+2. La vida útil del mismo se estima en cinco años y la empresa opta por una amortización lineal. Realizar la anotaciones en el diario para los años x+1 y x+2.

  • Por la concesión de la subvención el 30 de noviembre de x+1
3500 (4708) H.P. deudora por subvenciones concedidas a (172) Deudas a largo plazo transformables en subvenciones 3500
  • Por el efecto impositivo del impuesto de sociedades (t/g 25%):
1500 (830.1) Impuesto diferido a (479) Pasivos por diferencias temporarias imponibles 1500
  • Por el cobro de la subvención el 2 de diciembre de x+1:
3500 (572) Bancos a (4708) HP deudora por subvenciones concedidas 3500
  • Por la compra de la máquina el 15 de diciembre de x+1
5000 (218) Elementos de transporte a (572) Bancos 5000
  • Ahora, después de comprar el elemento de transporte ya hemos cumplido la condición para que la subvención sea no reintegrable por lo que procedemos a reclasificar el importe que teníamos en la 172:
3500 (172) Deudas a largo plazo transformables en subvenciones a (940) Ingresos de subvenciones oficiales de capital 3500
  • Al cierre del año x+1 tenemos que regularizar la cuentas de los grupos 8 y 9 que tengamos abiertas y reflejar el importe de la subvención en la 130:
3500 (940) Ingresos de subvenciones oficiales de capital a (830.1) Impuesto diferido                            (130) Subvenciones oficiales de capital 1050              2450
  • Al cierre del ejercicio x+1 no se realiza amortización porque el activo no va a estar en condiciones de funcionamiento hasta el año x+2, y como la imputación de la subvención a resultados se realiza según la N. V. 18ª  en proporción a la amortización, este año no se imputa nada a resultados.
  • Al cierre del año x+2 realizaremos el siguiente asiento por la amortización:
1000 (681) Dotación a la amortización a (2818) AAIM de elementos de transporte 1000
  • Ahora sí procedemos a imputar parte de la subvención a resultados:
700 (840) Transferencia de subvenciones a (746) Subvenciones de capital traspasadas al resultado 700
210 (479) Pasivos por diferencias temporarias imponibles a (830.1) Impuesto diferido 210
  • A continuación regularizamos las cuentas de los grupo 8 y 9:
210 (830.1) Impuesto diferido a (840) Transferencia de subvenciones 700
490 (130) Subvenciones oficiales de capital

Veamos cómo queda el balance del año x+1:

                                                                         AÑO X+1
ACTIVO                                  NETO
(218) Elementos de transporte 5000 (130) Subvenciones 2450
                                 PASIVO
(479) Pasivos por DT imponibles 1050

En este año el importe total de la subvención (3500) está dividido entre la cuenta 130 y la 479. Esto es así porque las subvenciones tienen que ir al patrimonio por su importe neto de impuestos. La suma de la 130 y la 479 es el 70% de la cuenta 218 porque éste es el porcentaje subvencionado del activo.

El balance del año x+2 quedaría así:

                                                                          AÑO X+1
                               ACTIVO                                 NETO
(218)                          (2818) Elementos de transporte            AAIM de E. transporte 5000      (1000) (130) Subvenciones 1960
                               PASIVO
(479) Pasivos por DT imponibles 840

Después de haber amortizado 1000 y haber llevado la parte proporcional de la subvención a resultados y haber reducido la cuenta de impuesto diferido podemos comprobar como la suma de las cuentas 130 y 479 sigue siendo el 70% del saldo neto del elemento de transporte.

El tema de las puñeteras subvenciones todavía da para mucho más. Así que en próximas entradas analizaremos otras peculiaridades sobre el tema.

La Hora del Pincho.

Posted in Contabilidad, Finanzas, Fiscalidad | Tagged , , , , , , | Leave a comment

ESQUEMA DE LA PRESCRIPCIÓN TRIBUTARIA

De la prescripción de los derechos, en el ámbito tributario se ocupa la LGT en sus artículos 66 a 70. Como se trata de un campo extenso con una redacción tediosa de estudiar incluyo a continuación un esquema en dónde se desglosa de forma detallada la normativa. 

En el esquema he dejado fuera la prescripción del derecho de la administración a comprobar e investigar (art. 66 bis LGT) por tener unas particularidades diferentes al resto.

ESQUEMA PRESCRIPCION TRIBUTARIA

DESCARGA AQUÍ. ESQUEMA PRESCRIPCION TRIBUTARIA

La Hora del Pincho.

Posted in Fiscalidad | Tagged , , | Leave a comment