LA RESERVA FRACCIONARIA, O… ¿CÓMO PUEDEN LOS BANCOS HACER DINERO DE LA NADA?

A la hora de hablar de dinero hay que tener alguna noción básica de lo que es. Y lo que es se puede definir a partir de sus tres características básicas. El dinero sirve para medir el valor de las cosas, por lo tanto es una unidad de medida al igual que lo son los centímetros o los kilogramos. También es un medio de cambio, nos sirve para comprar mercancías sin tener que recurrir al primitivo sistema del trueque. Pero la característica que distingue al dinero de las otras unidades de medida es su posibilidad de apropiación (conservación del valor). Los metros o los kilogramos son medidas abstractas de las que no te puedes apropiar, pero el dinero se puede concretar a través de billetes, monedas, anotaciones en cuenta… en los que cabe la posibilidad de apropiación y acumulacion.

En la actualidad el dinero en forma de billetes y monedas lo crean los bancos centrales. Hace años cuando funcionaba el patrón oro la creación de dinero dependía de las reservas de oro del banco central, hoy dia eso ya no funciona así y los bancos centrales inyectan o drenan dinero en la economía dependiendo de los niveles de actividad o inflación[1] sin respaldo real alguno. Entonces, el dinero que tenemos hoy día es dinero fiduciario, esto es, tiene valor porque ha sido emitido por una autoridad monetaria en la que tenemos confianza.

Ahora podríamos pensar que el dinero que circula en la economía global es la suma del dinero que han emitido los bancos centrales de los respectivos estados (o entidades supranacionales), y estaríamos en un error. Estaríamos contabilizando el dinero en forma de billetes y monedas, pero ese no es todo el dinero que circula en el mundo. Los bancos privados tienen el privilegio de crear dinero, aunque no en forma de billetes y monedas, lo hacen en forma de anotaciones en cuenta. Para poder crearlo necesitan dos cosas: depósitos bancarios de efectivo en manos del público y un coeficiente legal de caja[2] inferior al 100%.

Actualmente el coeficiente legal de caja en los bancos está entre el 1% y el 5%. Vamos a suponer un país europeo en el que el coeficiente sea del 1%. Si un ciudadano lleva al banco una cantidad de dinero de 1000 euros para abrir una cuenta de ahorro, el banco le entrega una libreta y a cambio se queda con los 1000 euros. Pero como todos sabemos el banco no le pone al dinero el nombre del cliente y lo guarda en la caja fuerte. El banco presta ese dinero a quien le interese. ¿Lo presta todo? Pues no. Depende del coeficiente legal de caja, como en nuestro ejemplo es del 1% el banco deberá tener de esos 1000 euros siempre 10 en caja y el resto (990) podrán ser prestados a quien el banco quiera. Esto el banco lo hace con todos los depósitos de los clientes confiando en que éstos nunca vayan a retirar sus fondos al mismo tiempo. Hay veces en que el banco se queda corto de efectivo para hacer frente a todos los flujos de caja que tiene en un período de tiempo, para eso se recurre al mercado interbancario[3] o pide un préstamo al banco central pertinente.

Pero en realidad el mecanismo de uso por parte de la banca privada del coeficiente legal de caja no es el anteriormente expuesto. El sistema de reserva fraccionaria, que es el que opera actualmente en la banca mundial, permite usar el coeficiente legal de caja para crear dinero de la nada, el conocido como dinero bancario. Si una persona como en el ejemplo anterior lleva 1000 euros a un banco para abrir una cuenta de ahorro, el banco no calcula el 1% de la cantidad y se la queda en caja pudiendo prestar las 990 restantes. El banco lo que hace es decir que el total del depósito, los 1000 euros, son el 1% de la cantidad total “depositada”. Si hacemos una sencilla regla de tres podemos calcular esa cantidad teóricamente depositada, 100.000 euros. A continuación el banco se queda con los 1000 euros del depósito en caja y puede prestar 100.000 euros a quien le solicite un crédito o una hipoteca o también puede destinarlo a comprar una emisión de bonos. No se vulnera la ley, el 1% de los 100.000 euros que puede prestar el banco son 1000 euros que el cliente a depositado en efectivo. A partir de un depósito de 1000 euros el banco puede emitir euros nuevos en forma de anotaciones en cuenta por valor de 99.000 euros (100.000-1000).

Pero es que incluso el sistema actual es ligeramente diferente al expuesto en los dos párrafos anteriores. Los bancos comerciales no crean el dinero a partir de los depósitos del público. Lo crean sin más dando créditos a quien crea convenientes. Los créditos crean los depósitos (es la teoría del dinero endógeno). Y si dan créditos en exceso y no llegan a cubrir el coeficiente legal de caja, no hay problema, le piden al banco central pertinente que emita billetes para que puedan alcanzar el porcentaje que fija la ley. Los bancos centrales no controlan la emisión de moneda, la controlan los bancos comerciales que a su vez son los que controlan el banco central. Este ejemplo se puede ver claramente el Banco Central Europeo, un banco central independiente del poder político y al servicio de la banca privada.

En los últimos años el desarrollo de las telecomunicaciones y la liberalización de los movimientos de capitales, en especial los especulativos, ha incentivado a los bancos privados a exprimir al máximo el sistema de reserva fraccionaria. Buscando nuevos agentes y nuevos mercados a los que prestar, haciendo aumentar el volumen de deuda. Siempre buscando maximizar su beneficio.

El dinero bancario permite la expansión crediticia y da un gran poder de decisión e influencia a los bancos sobre la economía mundial. El sistema de reserva fraccionaria está inspirada en los principios del monetarismo, una rama económica neoliberal originaria en la llamada “Escuela de Chicago”. Hoy dia el sistema de reserva fraccionaria está abiertamente criticada por diversas ramas económicas: desde los ultraliberales de la escuela austrica hasta los postkeynesianos, pasando por los marxistas.

[1] La mayoría de los bancos centrales del mundo tienen como objetivo el control del desempleo y la inflación, con la excepción del BCE que solo controla la inflación. Si el desempleo es alto inyectan dinero en la economía para fomentar el crédito e incentivar el desarrollo económico, pero si la inflación es alta drenan dinero de la economía para contenerla.

[2] Es un porcentaje fijado por ley que indica la parte de los depósitos que tienen que mantener en efectivo en caja las entidades financieras.

[3] El mercado interbancario es aquel mercando financiero en el que se prestan dinero los bancos comerciales entre sí. En el mercado interbancario europeo se fija el Euribor, que es el tipo de interés al que se prestan dinero entre sí los bancos comerciales en la Zona Euro.

Advertisements
This entry was posted in economía política, Finanzas and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s