RECARGOS DE LA LEY GENERAL TRIBUTARIA.

Los recargos de la Ley General Tributaria (Ley 58/2003, de 17 de diciembre) recoge en sus artículos 27 y 28 los recargos por declaración extemporánea sin requerimiento previo y los recargos del período ejecutivo.

Para satisfacer el recargo por declaración extemporánea se deberán dar estas tres características:

  • Autoliquidación
  • Fuera de plazo
  • Sin requerimiento

La cuantía del recargo será un porcentaje que deberemos aplicar sobre el resultado de la autoliquidación, y dependerá del tiempo transcurrido entre la presentación de la autoliquidación extemporánea y el último día del plazo para presentarla.

  • hasta 3 meses: 5%
  • hasta 6 meses: 10%
  • hasta 12 meses: 15%
  • más de 12 meses: 20% (aquí además hay intereses de demora)

Estos recargos se calculan sobre el resultado de la autoliquidación excluyendo sanciones e intereses de demora.

Los intereses de demora del último tramo se calculan desde el día siguiente a los doce meses posteriores a la finalización del plazo para presentar la autoliquidación.

Las deudas de declaraciones extemporáneas tienen como período de pago voluntario el mismo día que se presentan. Al día siguiente comienza el período ejecutivo. En las liquidaciones realizadas por la administración el período ejecutivo comienza al día siguiente a la finalización del plazo para pagar en período voluntario.

El importe de estos recargos se podrá reducir en el 25% en el caso de que se paguen junto con la deuda en los siguientes plazos (art.62.2 de la Ley General Tributaria):

  • Si la notificación del recargo se hace entre los días 1 y 15 de cada mes: desde la fecha de recepción de la notificación hasta el día 20 del mes posterior.
  • Si la notificación del recargo se hace entre los días 16 y último de cada mes: desde la fecha de recepción de la notificación hasta el día 5 del mes segundo posterior.

Los recargos del período ejecutivo (artículo 28 de la Ley General Tributaria) se caracterizan por:

  • Tiene que estar iniciado el período ejecutivo.
  • Llevan aparejados intereses de demora.
  • Llevan aparejadas las costas del procedimiento de apremio.
  • Son incompatibles entre sí (pero compatibles con los recargos por extemporaneidad).
  • Compatibles con sanciones.

Hay tres tipos de recargos:

  • Recargos ejecutivo: 5%, cuando estamos en procedimiento ejecutivo pero todavía no hemos recibido la providencia de apremio.
  • Recargo de apremio reducido: 10%, cuando estamos en procedimiento ejecutivo, hemos recibido la providencia de apremio y pagamos deuda y recargo en el plazo que nos indica.
  • Recargo de apremio ordinario: 20%, cuando estamos en procedimiento ejecutivo, hemos recibido la providencia de apremio y no pagamos en el plazo que nos indica. Este recargo es compatible con los intereses de demora.

El procedimiento de apremio se iniciará mediante la notificación de la providencia de apremio al deudor. La providencia de apremio es título suficiente para iniciar el procedimiento de apremio y tiene la misma fuerza ejecutiva que la sentencia judicial para proceder contra los bienes y derechos de los obligados al pago.

Por último comentar que los recargos de extemporaneidad y los recargos ejecutivos son compatibles entre sí. Por lo que si presentamos una autoliquidación fuera de plazo y no pagamos el día de su presentación (ni solicitamos aplazamiento) entraríamos en período ejecutivo con lo que tendríamos los correspondientes recargos de extemporaneidad y ejecutivo.

La Hora del Pincho.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s