LA BUENA PRENSA Y EL IMPUESTO DE SUCESIONES

El presente artículo trata sobre las mentiras y medias verdades que se están esgrimiendo en el debate sobre el impuesto. Entre las medias verdades incluyo el artículo sobre el impuesto de sucesiones publicado en el día de ayer en el diario La Nueva España (LNE).

No salgo de mi asombro cuando veo que un tema que afecta al 10% de la población más rica, convertido en un asunto de alarma social que ha llegado hasta los principales medios de comunicación del país.

En el día de ayer salía publicado un artículo en el diario La Nueva España (el diario más leído en el Principado de Asturias) en el que se advertía de que la clase media era la más afectada por el impuesto de sucesiones.

En dicho artículo se dice que entre 2012 y 2015 un total de 4.191 personas pagaron impuesto de sucesiones. De los cuales 821 eran familiares directos. A continuación en ese artículo “se pone la lupa” (ojo a esta expresión porque es clave) sobre esas 821 personas. Es curioso que “se ponga la lupa” sobre esas 821 personas que, según los datos de la Consejería de Economía del Principado de Asturias, son el 5% de los declarantes y no se analice al otro 95% de personas que siendo familiares directos no pagan.

Lo que propongo es hacer una simple regla de tres. Si el 5% de los herederos por línea directa que liquidaron el impuesto en el período 2012-2015 son 821 personas como dice LNE. ¿Cuántos contribuyentes liquidaron el impuesto en ese período?

Si hacemos esa simple regla de tres el resultado es 16.420 personas.

En el citado artículo de LNE se da a entender que de las 821 personas que pagaron, 52 eran ricas (se hace esta suposición porque recibieron herencias superiores a los 800.000 euros). Dando a entender que el resto de contribuyentes son clase media (según el artículo la clase más afectada por el impuesto).

Lo que propongo ahora es hacer otra simple operación matemática. Si la clase media para LNE es la diferencia entre las 821 personas que pagaron, menos las 56 que pagaron y son ricas. ¿Cuántas de esas personas son clase media?

Pues veamos, 821 – 56 = 765 personas.

Ahora si comparamos esas 765 personas de clase media (según LNE) sobre el total de personas que calculamos antes (las que habían liquidado el impuesto en el período 2012-2015), nos sale lo siguiente:

765 (personas que son clase media según LNE) /  16.420 (personas que declararon) = 0,0465

El resultado se puede pasar a % y redondeado, dando lugar a un 4,7%. Según LNE el 4,7% de los contribuyentes que liquidaron el impuesto de sucesiones y pagaron son clase media.

Ahora veamos el porcentaje de personas que no pagaron el impuesto de sucesiones:

15.559 (personas que no pagaron) / 16420 (personas que declararon) = 0,95

Evidentemente esto es el 95% de personas que liquidan y no pagan el impuesto de sucesiones y que LNE no sitúa en ninguna clase social. De hecho no “se pone la lupa” sobre ellos. Es como si no existieran, o, podéis llamarme desconfiado, es como si estorbasen a la hora de manipular a la opinión pública.

Y ahora vayamos a por los ricos:

56 (ricos según LNE que pagaron) / 16420 (personas que declararon) = 0,0034

El 0,3% de los declarantes son ricos según LNE.

En el siguiente cuadro resumo los resultados de estas complicadas operaciones:

CLASE SOCIAL SEGÚN LNE % DE PERSONAS SOBRE EL TOTAL DE DECLARANTES
RICOS 0,3 %
CLASE MEDIA 4,7%
SIN CLASE SOCIAL 95%

Cuando en el artículo de LNE nos dicen de “poner el foco” en las 821 personas que pagan el impuesto por una herencia de línea directa (obviando a las personas que presentan declaración y no pagan) distorsionan por completo la realidad de los datos. ¿Acaso el 95% de personas que no pagan impuesto de sucesiones por una herencia de línea directa no pertenecen a la clase media? ¿La clase media asturiana son esas 765 personas que representan el 4,7% de las que pagan el impuesto de sucesiones por línea directa? Por favor seamos serios o tengamos un mínimo de honestidad intelectual.

En el artículo nos dice LNE que el tramo de herencia donde más gente paga es el que va de 150.000 euros a 240.000 euros. Con un total de 411 personas en el período 2010-2015. También nos dicen que la herencia media de ese tramo es de 205.191 euros. Esto lo voy a explicar con un ejemplo. En una familia formada por madre, padre (casados en gananciales) e hijo. En el caso de fallezca la madre, el hijo podría heredar 205.191 euros por el 50% de la sociedad de gananciales y pagaría 15.654 euros. Posteriormente cuando falleciese el padre heredaría el otro 50%, otros 205.191 euros, y volvería a pagar 15.654 euros. En total recibiría una herencia de 410.382 euros y pagaría 31.308 euros. Veamos:

  1. Si un matrimonio de clase media en Asturias tiene de patrimonio 410.382 euros no sé por qué nos preocupamos por la crisis económica.
  2. El pago en impuestos por recibir esta herencia es del 7,62 %. Reto al que esté leyendo esto a que calcule lo que tendría que pagar por irpf si recibiese un salario anual de 410.382 euros. Bueno… no, ya se lo digo yo, cerca del 45%.

También en este artículo se usa un gráfico con el número de renuncias a herencias sin aportar ningún elemento de causalidad con el impuesto. No se diferencia entre las renuncias que se hacen en favor de terceras personas o las que se hacen porque las herencias están cargadas de más deudas que bienes.

En este artículo también se mencionan algunas de la triquiñuelas que usan los ricos para evadir el impuesto como trasladar bienes a la empresa familiar (porque tienen deducciones de hasta el 99%) o cambiando su residencia aunque sus gastos médicos se sigan realizando en Asturias. Si bien es cierto que algunos miserables cambian su domicilio para intentar evadir el impuesto, esto no es motivo para pedir su eliminación. Si en una ciudad hay personas que se saltan los semáforos ¿la solución es quitar los semáforos?

Está claro que con este artículo LNE ha hecho gala de su objetividad y buen hacer en el campo comunicativo. La clara, honesta e imparcial información que se transmite es digna, en mi modesta opinión, de merecer por lo menos un premio Pulitzer o equivalente. Que viva la buena prensa!

La Hora del Pincho.

Advertisements
This entry was posted in Finanzas, Fiscalidad and tagged , , . Bookmark the permalink.

One Response to LA BUENA PRENSA Y EL IMPUESTO DE SUCESIONES

  1. noel says:

    Gracias, comparto 😉

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s